Entrena al despertar

Existen debates extensos acerca de cuál es la mejor hora del día para entrenar: la mañana, el mediodía o el atardecer.

Los investigadores constantemente presentan estudios citando los beneficios de las tres, tales como menos antojos a lo largo del día después de entrenar temprano y más energía cuando se entrena al mediodía o por la noche. Mientras que el éxito y consistencia de cualquier rutina de entrenamiento depende mucho de tu propio estilo de vida, hay algunas cosas que podríamos decir a favor de empezar a sudar justo después (o incluso antes) de que salga el sol.

Los Beneficios de Entrenar por la Mañana

Evita las multitudes: Mientras mas temprano empieces tu día, menos gente estará fuera de la cama. Eso significa que corriendo al amanecer tendrás la oportunidad de dedicar tu tiempo a moderar tu ritmo en vez de tener que navegar entre caminantes y ciclistas. Si lo tuyo es el fitness grupal, como el CrossFit o las clases de studio, podrás contar con más atención del entrenador ya que con menos personas en clase recibirás más indicaciones de su parte.

Menos sabotaje: Si planificas tu sesión de entrenamiento para el mediodía o la tarde, corres el riesgo de perdértela a causa de reuniones largas, trabajo de última hora, oportunidades de socializar y demás. Convierte las mañanas en tu tiempo para sudar y lo único que se interpondrá ente el fitness y tú será el sueño.

Menos estrés: Cuando tu cuerpo se siente mejor, también lo hace tu mente. La actividad física produce endorfinas que te hacen sentir bien y está comprobado que reduce los niveles de cortisol (hormona asociada con el estrés). Si estás activo en las mañanas podrás mantener tus niveles de estrés más bajo durante el resto del día.

Más poder mental: Al empezar el día activo, amplificarás el poder y los conocimientos de tu mente, permitiéndote trabajar de manera más inteligente y eficiente a lo largo del día. Si entrenas por la noche podrías desperdiciar ese estímulo al irte a dormir.

how_to_work_out_in_morning_1

¿Cómo Prepararte la Noche antes de Tu Entrenamiento?

Si calcular la hora en que deberás levantarte para entrenar por la mañana te aterra, puede que ya estés sacándote esa idea de la cabeza. Pero antes de que decidas quedarte en la cama, piensa en lo que podrías hacer la noche anterior para que empezar tu rutina temprano sea más fácil.

Planifica y empaca: Deja lista tu ropa para entrenar, refrigera tu botella de agua y empaca tu bolsa del gimnasio con la ropa y los artículos de higiene personal que necesitarás después de entrenar. En cuanto a la comida, puedes preparar tu desayuno antes de limpiar la cocina después de la cena de la noche anterior.

how_to_work_out_in_morning_4

Duérmete un poco más temprano: Tu cuerpo necesita dormir para prepararse y recuperarse de la actividad, así que adelanta un poco la hora de acostarte. En vez de hacerlo de una vez, lo que podría llevarte al desvelo, intenta hacerlo de forma incremental durante la semana. Además, no olvides apagar la pantalla. El uso excesivo de dispositivos electrónicos justo antes de dormir puede confundir al cerebro diciéndole que aún no es la hora de descansar.

Estírate: Si tu cuerpo está acostumbrado a estar active al anochecer, prueba algo de movilidad muscular. Se ha demostrado que los estiramientos nocturnos mejoran la calidad del sueño, lo cual es excelente si necesitas ayuda con tu nuevo horario.

Algunas Cosas que Debes Tomar en Cuenta al Entrenar por la Mañana

Cambiar cuándo entrenas no siempre significa cambiar cómo entrenas, pero hay algunas cosas a tener en cuenta a la hora de entrenar por la mañana.

Seguridad ante todo: Si te gusta entrenar al aire libre, recuerda que puede haber menos luz por la mañana, dependiendo de la época del año o la hora del día. Ya sea que corras, montes bicicleta o practiques yoga en el parque al amanecer, debes usar ropa y equipo reflectantes que te hagan visible a los demás. Mantente en senderos seguros y con buena iluminación y siempre ten tu celular o un compañero cerca.

how_to_work_out_in_morning_3

Comer vs ayunar: Los entrenamientos al mediodía o por la tarde se alimentan de la energía de las proteínas, carbohidratos y grasas que consumiste durante el día, pero por la mañana tu estómago estará vacío. Dependiendo de tus metas, puedes entrenar sin haber comido antes, lo que te ayudará a perder grasa. Si tu objetivo es aumentar la masa muscular, prueba un batido de proteínas antes de entrenar. Si lo que buscas es resistencia, come una banana y una cucharada de mantequilla de nueces natural 30 minutos antes de empezar tu entrenamiento.

Viste en capas: Sin el calor del sol, el aire puede estar más frío en la mañana. Vístete en capas para que puedas abrir respiraderos o quitarte alguna prenda cuando empiece a subir la temperatura.